MAPA_DESERTIFICACION.jpg

1. Observa el siguiente mapa de España e indica las provincias con riesgo de desertificación alto o muy alto. ¿A qué tipos de climas corresponden estas provincias?
El mapa elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) representa la superficie en riesgo de desertificación en las diferentes provincias españolas. En España el 6% de la superficie está ya desertificada y un 17,8% se encuentra en riesgo alto o muy alto. Las provincias en las que encontramos riesgo muy alto están en su mayor parte en la costa mediterránea y son: Barcelona, Tarragona, Castellón, Valencia, Alicante, Murcia, Almería, Granada, Sevilla, Jaén, Ciudad Real, Albacete, Las Palmas y Tenerife. Con áreas de riesgo alto tenemos, además de las anteriores, Lleida, Teruel, Zaragoza, Madrid, Guadalajara, Cuenca y Toledo, además de pequeñas áreas en las provincias de Cádiz, Valladolid, Huesca y las Baleares.
La mayor parte de estas regiones se corresponden a áreas de clima mediterráneo marítimo o continentalizado aunque también encontramos zonas de clima mediterráneo estepario y subtropical.
2. Explica que factores físicos inciden en el riesgo de desertificación y que actividades humanas pueden acelerar estos procesos.
La desertificación es el proceso por el cual los suelos, antes ricos en vegetación, se empobrecen, se agrietan, dejan de ser fértiles y se vuelven desérticos. La desertificación se produce debido a la acción del hombre, generalmente en suelos que previamente han sido deforestados y erosionados, y junto a causas naturales como el alto grado de aridez y las escasas precipitaciones, tiene como consecuencia la desaparición de la cobertera vegetal y la erosión progresiva del suelo. La desertificación y la erosión están muy relacionadas. La erosión del suelo desencadena un proceso de desertificación y esta aumenta la erosión. En España, tal como se refleja en el mapa, las zonas con más peligro son Andalucía, Murcia y Levante.
3. ¿Qué acciones pueden paliar este problema?
Teniendo en cuenta las causas que dan lugar a la desertificación, una de las acciones prioritarias es evitar la deforestación que deja el suelo al descubierto y facilita su erosión permitiendo su arrastre con las lluvias en las zonas de pendientes. El bosque mediterráneo es uno de los que más está sufriendo este fenómeno, por este motivo actualmente se están protegiendo las principales especies arbóreas (encina y alcornoque) con la intención de que no continúe el proceso de aclarado del bosque que comenzó con la formación de dehesas y puede terminar con la roturación de grandes extensiones que antes eran de monte bajo.
En las zonas que ya están deforestadas, sería necesaria una política de reforestación con las especies autóctonas, con el objetivo de impedir la propagación de incendios forestales por motivos económicos. Por último, también sería necesario evitar la extensión de determinados cultivos en zonas donde, por las características del suelo o del clima, empobrecen el suelo aunque tengan una elevada rentabilidad económica debido a subvenciones o las características económicas actuales. Estos son los casos de los invernaderos en Almería, o la sustitución del olivo por otros cultivos en la Cordillera Subbética.
4. Explica brevemente la situación de La Rioja con respecto a este problema.
La situación de La rioja con respecto a este problema no es alarmante; en buena parte del territorio, el que coincide con los climas de transición y de montaña, el riesgo de desertificación es muy bajo. La mayor parte de las zonas media y ribera, de clima mediterráneo continentalizado, sufre un riesgo medio; cuanto más hacia el este, el riesgo es más alto.

Puedes ver también la siguiente presentación: