COMENTARIO MAPA DE RED HÍDRICA ESPAÑOLA

MAPA_VERTIENTES_CUENCAS.jpg

Comentario del Mapa de ríos de España
Los ríos peninsulares se distribuyen en tres vertientes hidrográficas. La cantábrica, la atlántica y la mediterránea.

Introducción: El agua es un elemento esencial para los ecosistemas naturales y para muchas actividades humanas. Los recursos hídricos fundamentalmente proceden de los ríos (en menor medida de lagos y acuíferos). Los ríos están condicionados por factores físicos el clima (establece diferencias entre la “España húmeda” y la “España seca”), el relieve, la litología y la vegetación; y factores humanos (utilización del agua para abastecimiento y riego). El agua se utiliza fundamentalmente para regadío, industria, y formas de vida urbanas (otros usos: pesca, navegación…). El Plan Hidrológico Nacional pretende aumentar los recursos, prevenir inundaciones, mejorar la calidad, disminuir la demanda, etc. La mayoría de los ríos desembocan en las vertientes atlántica y cantábrica (69%), y el restante 31% de los ríos en la mediterránea.

Vertiente Cantábrica:
  • Ríos cortos, ya que nacen en montañas cercanas a la costa. Con gran desnivel entre su nacimiento y su nivel de base (el mar Cantábrico), poseen una gran fuerza erosiva. Sería todavía mayor si las laderas de los relieves que atraviesan no estuviesen protegidas por la vegetación.
  • Los ríos son numerosos, caudalosos y de régimen bastante regular gracias a la constancia y abundancia de las precipitaciones.
  • Se construyen pantanos destinados a la producción de energía eléctrica.

Vertiente Atlántica:
  • Ríos largos, nacen cerca del Mediterráneo y desembocan en el Atlántico (porque la Meseta basculó hacia el oeste en la última parte de la era terciaria).
  • Su régimen es irregular. Presentan estiaje en verano coincidiendo con el mínimo de precipitación (mayor cuanto más meridional es el río), y crecidas con las lluvias de otoño y primavera.

Vertiente Mediterránea:
  • Son cortos, a excepción del Ebro, dada la proximidad al mar de las montañas en las que nacen.
  • Son ríos abarrancados, que erosionan violentamente las laderas deforestadas y arrastran derrubios.
  • Su régimen es muy irregular. En verano presentan importantes estiajes (más prolongados en los ríos más meridionales) y en el otoño pueden sufrir crecidas catastróficas originadas por lluvias torrenciales.
  • Se construyen en ellos embalses para regularizar el caudal y abastecer de agua a la agricultura, a la industria y a los núcleos de población.
  • Son frecuentes los torrentes, cursos intermitentes que solo llevan agua cuando llueve (gran parte del año sus ramblas o cauces se encuentran secos).

Baleares y Canarias:
  • Carecen de ríos propiamente dichos. Poseen arroyos de poco caudal.
  • En Canarias la sobreexplotación de los acuíferos ha provocado que apenas existan arroyos en la actualidad.